30 de agosto, día internacional de las víctimas de desaparición forzada

, por  Huasteca , popularidad : 3%

Huasteca y Sierra Oriental, 30 de agosto de 2017

A LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS Y POPULARES
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS (ONGs)
A LAS PERSONALIDADES PROGRESISTAS Y PROFESIONISTAS HONESTOS
A NUESTROS HERMANOS OBREROS Y CAMPESINOS DEL PAÍS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCAL, NACIONAL E INTERNACIONAL
AL PUEBLO EN GENERAL

Fecha que se impulsa y constituyó por iniciativa de la Federación de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos de América Latina (FEDEFAM) conformada por organizaciones de derechos humanos no gubernamentales que agrupaban a familiares, amigos y compañeros de lucha de las víctimas de este atroz crimen.
Las víctimas de este crimen de lesa humanidad en su mayoría fueron militantes de organizaciones armadas revolucionarias y populares independientes de nuestro país, centro y el sur de América. Disidentes políticos, críticos al régimen, luchadores sociales, insurgentes y revolucionarios.

Crimen de lesa humanidad perpetrado como política de los Estados burgueses del territorio latinoamericano, por lo tanto, la ejecución selectiva y masiva de la desaparición forzada, siempre fue financiada, planificada y ejecutada por agentes de las democracias burguesas pro-fascistas y fascistas, dictaduras civiles y militares que coexistían bajo la dirección contrainsurgente de la hegemonía imperialista estadounidense.

Época que de Norteamérica, Centroamérica, el Caribe, Sur América hasta la “Tierra de Fuego”, el auge de la lucha de clases, se exponía con masivas movilizaciones y combativas acciones políticas de masas de campesinos, obreros, de los diferentes gremios de asalariados y estudiantes.

Al mismo tiempo, por la radicalización y/o agudización de la lucha de clases emergía de forma prolifera de los distintos sectores populares en lucha, diversas expresiones y formas de organizaciones armadas revolucionarias, que proponía el socialismo como el objetivo principal de su lucha. Auge y fervor revolucionario corría por todo el continente americano y el resto del mundo.

La respuesta del imperialismo estadounidense fue la intervención directa de tropas militares, financiar y dirigir la contrainsurgencia, contrarrevoluciones y golpes de Estado. Estrategia y táctica que comprendía el cometido selectivo o masivo de crímenes de lesa humanidad como la ejecución extrajudicial y la detención-desaparición forzada por motivos políticos, reproduciendo fielmente la barbarie Nazi de la segunda guerra mundial.

Coyuntura de algidez de la lucha popular contra la burguesía, que se expresaba por diferentes formas de lucha, era un medio adverso para los familiares y toda aquella persona o grupo que decidiera luchar por sus detenidos-desaparecidos por motivos políticos.

Los derechos a la expresión pública de ideas y escribir estaban coartados; los espacios para la manifestación pública y el derecho humano a la protesta estaban cancelados en la mayoría de los países de América, incluido México, con la dictatorial democracia burguesa que administraba el Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Latinoamérica era asolada por carabineros, policías nacionales, guardias nacionales, halcones, granaderos, grupos paramilitares y para-policíacos se encargaban de “persuadir”, inhibir, reprimir, perseguir, encarcelar, torturar hasta la muerte, ejecutar extrajudicialmente y detener-desaparecer a todo al que se atreviera protestar y luchar contra el régimen.

Aún frente a esta realidad represiva, de violencia y barbarie institucional capitalista los familiares de las víctimas de detención-desaparición forzada por motivos políticos, salieron a las calles, gritaban los nombres de sus seres amados, distribuyeron volantes, portaban sus rostros como parte de sus cuerpos, se agruparon para resistir, crearon comités para luchar de forma organizada, adquirieron claridad política ─fue el Estado burgués─, impulsaron huelgas de hambre; se forjo la consciencia de clase: la lucha era contra el sistema e instrumentos de explotación y dominación burguesas.

El dolor y el miedo siempre estuvieron presentes, pero se le venció cuantas veces fue necesario con convicción, por los sentimientos superiores hacia el pueblo, al camarada y amor al ser querido; no hubo tiempo para el cansancio, la derrota y desmoralización; la actividad política ocupaba cada espacio personal y colectivo de la lucha donde privaba la fortaleza de ser familiar, amigo, compañero del luchador social o del revolucionario.

A nivel personal el solo hecho de exigir por consecuencia política y consciencia de clase la presentación con vida de un luchador social o revolucionario, es dignificante, motivo de satisfacción y orgullo.

Lucha por la presentación con vida de los detenidos-desaparecidos que trascendió del ámbito regional al interior de los países, se revelo como asunto nacional que a la postre brincó fronteras de todo tipo y se volvió continental. Nacen agrupaciones de alcance internacional que denuncian en los diferentes confines del mundo el crimen de lesa humanidad de la desaparición forzada por motivos políticos como una práctica sistemática y recurrente de los Estados de América Latina.

Las plazas públicas arrebatadas por la vía de los hechos a las dictaduras militares y civiles, a regímenes fascistas y pro-fascistas embestidos de democracia burguesa, por pequeños grupos de familiares y de organizaciones populares cuyas voces cimbraron las instituciones gubernamentales, con la exigencia de ¡vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!; gritos combativos alcanzaron al máximo foro internacional del capitalismo que “vela” por los derechos humanos, la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Ganado los espacios a nivel de países, la lucha por los detenidos desaparecidos de manera forzada y por motivos políticos, alcanza resonancia continental y global, constituyéndose una demanda con sustento popular, de fechas reivindicativas en referencia a la importante lucha por el respeto y la defensa a los derechos humanos fundamentales, como la vida.

Con tales antecedentes se instaura la Semana Internacional del Detenido Desparecido y EL DÍA INTERNACIONAL DEL DETENIDO DESAPARECIDO, fecha que por el empuje popular de cada región del continente y la solidaridad de otros pueblos, los organismos en pro de los derechos humanos internacionales y tribunales internacionales lo aceptan y se constituye en reivindicación popular internacional.

Lucha que nosotros libramos desde las distintas regiones del país, donde mediante el concurso de campesinos indígenas, estudiantes, campesinos, profesionistas, obreros… formaron comités de FEDEFAM para llevar a nivel internacional la denuncia política más allá de nuestras fronteras: ¡el Estado burgués mexicano es un criminal del pueblo!

Hoy por hoy, como hace más de tres décadas, conmemoramos el 30 de agosto, como parte de la continuidad que los familiares, amigos y organizaciones populares levantaron la lucha por los detenidos-desaparecidos de manera forzada por motivos políticos en el país.

Hoy por hoy, el Estado policíaco-militar esparce y siembra el terror con el cometido de crímenes de lesa humanidad, que se cuenta por cientos de miles perpetrados por agentes del Estado mexicano.

Hoy por hoy, la detención desaparición de manera forzada por motivos políticos, se caracterizada por ser sistemática y exponencial, que las víctimas son del pueblo trabajador.

Hoy, por Hoy, continuamos en la lucha por su presentación con vida como hace diez años de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, militantes del PDPR-EPR; las hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT); el defensor de los Derechos Humanos Francisco Paredes Ruíz; el indígena chatino Lauro Juárez. Lista a las que se han sumado los 32 petroleros de Cadereyta Nuevo León; Teódulfo Torres Soriano; Daniel Gómez Caña del Frente Popular Revolucionario (FPR); el profesor del Sec. 22 de la CNTE Carlos René Román Salazar; los 43 normalistas de Ayotzinapa; de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, integrante de la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ-FNLS); así como los más de 350 mil Detenidos-Desaparecidos por motivos políticos y sociales que hay en el país.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡VIVOS SE LOS LLEVARON! ¡VIVOS LOS QUEREMOS!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE LOS REVOLUCIONARIOS GABRIEL ALBERTO CRUZ SÁNCHEZ Y EDMUNDO REYES AMAYA!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE NUESTRO COMPAÑERO FIDENCIO GÓMEZ SANTIZ!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS-DESAPARECIDOS DEL PAÍS!
¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES DE LOS CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINA, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO


Navegar por las